Contenidos:
Dirección:
Herramientas para planificar.
Tipos de planos.
 
Producción:
Normas de seguridad en rodaje
 
Guión:
Nacimiento de una historia
Software para guionistas
 
Tecnología audiovisual:
Tratamiento del celuloide paso a paso.
   
Cine Amateur:
Un crane casero
Un dolly casero
   
  Página principal
 

Búsqueda avanzada

Tratamiento del celuloide en una película. (Página 2 de 5)

Revelado

El proceso de revelado nos va a permitir la impresión definitiva de las imágenes rodadas en el negativo. Antes del revelado, el negativo es un material altamente delicado que con el más mínimo error se convertiría en inservible y se echarían a perder muchas horas de trabajo. Un error durante la realización de la copia trae consigo únicamente su repetición, pero estropear el negativo original durante su revelado, implica la repetición de la toma y esto no siempre es posible. Algunos errores durante la exposición del negativo, pueden corregirse durante el proceso de revelado.

La reveladora es la máquina que asegura el paso continuado de la película a través de los diferentes baños que contienen las distintas soluciones químicas que constituyen el tratamiento.

Este paso debe de producirse en un orden determinado hasta el secado y a una velocidad cuidadosamente regulada. La reveladora también controla la temperatura de los baños y la agitación de las soluciones. El arrastre de la película hacia las cubas, sigue una trayectoria helicoidal que forma una sucesión de bucles de abajo a arriba. Además de la alineación de baños, la reveladora debe garantizar un tratamiento conforme con las normas establecidas en la actualidad por los fabricantes de celuloide.

Los criterios para un buen revelado, se basan en un respeto de los tiempos y las temperaturas recomendadas, especialmente porque las emulsiones modernas son cada vez más sensibles y en consecuencia más delicadas de tratar y las tolerancias son cada vez más reducidas. Los controles de temperatura son cruciales en todas las películas. Si uno se aparta mucho de estos límites, el equilibrio de los colores y la sensibilidad sufren modificaciones. El control de los tiempos de revelado es de mayor importancia para las películas en color que para las de blanco y negro pues en aquellas, cualquier modificación o aproximación puede producir diferencias de una capa colorante a otra y generaría una reproducción inexacta de los colores, que sería irreversible.

Es importante también asegurar la uniformidad y mantener la oxidación de los baños constante y estable y para ello es necesario un estricto control. Por eso, los laboratorios llevan un registro de todo el proceso y cada hora realiza tomas de muestras que se analizan para detectar el más mínimo cambio.

Positivado.

Para comenzar a montar la película necesitaremos un positivo de la imagen en soporte fotoquímico, si vamos a montar en moviola, o un telecine si vamos a montar en edición no lineal por ordenador (sistemas Avid, Final Cut, etc.)

El positivado consiste en volver a exponer el negativo original en un nuevo negativo con lo que obtenemos la imagen positiva. Este nuevo material hay que volver a revelarlo.

El positivo que utilizaremos durante el proceso de montaje se denomina copión y además de la imagen debe copiarse también los códigos del negativo que el fabricante introdujo a lo largo del mismo en su fabricación. Este código sirve para identificar el tipo de negativo y su número de serie y para identificar cada uno de los fotogramas del mismo que vienen numerados. Esta numeración será imprescindible para el proceso de montaje y posterior corte del negativo original como se explica más adelante.

Existen varios tipos de positivadoras que usaremos según la necesidad de cada momento:

Positivadora continua:

Se mueven las dos películas, original y copia, haciéndolas girar sobre un gran rodillo permaneciendo una en contacto a la otra durante un tiempo en el que se les proyecta una luz que pasa por el negativo original hasta llegar al nuevo positivo que se impresiona. La ventaja de este método es su rapidez por lo que se suele usar para el tiraje de copias finales para proyección y el inconveniente que puede haber pequeños errores en la copia derivados de posibles deslizamientos existentes entre las dos películas.

Positivadora intermitente.

Es muy parecida a la anterior en el sentido de que se hace coincidir a las dos películas en un punto determinado sobre el que la película virgen será expuesta una vez la luz a sido "filtrada" por el negativo original. La diferencia es que en esta ocasión las películas son arrastradas por un mecanismo parecido al de una cámara por el que la película se detiene y se fija con absoluta precisión en el momento en el que se va a exponer a la luz por lo que no existe peligro de deslizamiento y la copia será idéntica al original. Para controlar el paso de la luz usa un obturador igual al de la cámara de cine. El inconveniente que acarrea este sistema es que no se alcanzan velocidades de copiado tan altas como en el anterior.

Positivadora óptica.

También se le llama óptica printer. Utiliza el mismo sistema de la positivadora intermitente para el arrastre de las películas, haciendo que permanezcan inmóviles en el momento de la exposición. La diferencia es que en este caso las películas, original y copia, no se tocan físicamente sino que cada una tiene un circuito independiente. Básicamente se trata de un proyector enfrente de una cámara. Se hace que la imagen se proyecte sobre una bancada óptica de alta precisión y un sistema de cámara recoge esta imagen negativa convirtiéndola en positiva. Es un sistema más caro ya que además de los mecanismos de arrastre necesitamos también ópticas para la proyección y para la nueva toma de las imágenes. Una ventaja sobre los sistemas anteriores es que es más cuidadoso con el negativo original, al no tener que tocar físicamente a la otra emulsión por lo que se suele usar para la primera copia de los negativos originales.

También es posible realizar efectos especiales con este tipo de positivadora, tales como fundidos o encadenados (que se explicará mas adelante). Podemos así mismo cambiar el formato de la copia. Por ejemplo de una película de 16mm podemos sacar un positivo de 35mm. Basta con que la parte de la proyección sea del primer formato y la de la cámara del segundo.

Durante el positivado la luz que imprime la nueva película es controlada muy minuciosamente para obtener una copia fiel al original, o podría también realizarse una copia con más luz si el original ha quedado subexpuesto o con menos luz en caso contrario.

Telecine.

Si vamos a montar en un sistema de edición no lineal necesitamos un telecine: consiste en el paso de la información almacenada en la película negativa (en formato cine) a formato video. Existen varios tipos y para esta ocasión necesitaremos un telecine de rodaje o copión: Consiste en grabar en video todo el material del rodaje de un día para el posterior trabajo de montaje en Avid. En la imagen de video se va sobre imprimir los códigos correspondientes al key code del negativo y el TC (Time Code) de la cinta de video donde esta almacenado cada fotograma. Es importante que el código de tiempo quede bien ajustado, ya que va a ser la referencia tanto para la edición como para el posterior montaje por corte de negativo. Este tipo de telecine se hace a una luz directamente a partir del negativo.

Apuntes: Tratamiento del celuloide en una película:
Primera página
Página anteriorPágina 2 de 5 Página siguienteÚltima página
 
Última actualización: 12-ago-05 10:03
 
¿Dudas? Resuélvelas en los Foros de Pequeña Escuela de Cine Online.
Puedes preguntar cualquier cuestión o participar en temas de discusión.
 
 

Gracias por visitar a nuestro patrocinador que sostiene esta Web:

 
 

Agradecemos cualquier tipo de comentario o sugerencia que ayude a mejorar nuestra web.
Contacto | Quienes somos | Oficina de prensa
©2005 Pequeña Escuela de Cine Online.

Powered by Openpu

 

 

 

Cursos de Cine Online
Guión, Dirección, procucción, etc.
Teorícos y prácticas guiadas.
www.nucine.com